Cristina Maestre
Cristina Maestre

Arquitecta colegiada por la Universidad de Valladolid. Más de 15 años de experiencia. Construyo tus sueños.

Compartir Artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on telegram
Share on whatsapp
Share on email

Tipos de suelo para una casa

Índice

Nos adentramos en el maravilloso mundo de la decoración de nuestra nueva casa, una aventura fascinante que en ocasiones puede llegar a superarnos si no contamos con la información adecuada. Muchas veces nos surge la misma duda. ¿Qué suelo elegir? ¿Cuál será el mejor suelo para vivienda? Para resolver todas tus dudas, hoy te quiero hablar de los diferentes tipos de suelo para tu casa y sus características.  

Tipos de suelo para una vivienda

Hay tantos tipos de suelo como gustos y estilos en la decoración del hogar. Veamos los más comunes y los más utilizados. 

Suelos cerámicos

Es uno de los suelos más usados en cocinas y baños, ya que es fácil de limpiar y no requiere apenas mantenimiento. Lo podremos encontrar de pasta roja o blanca (de lo que van rellenos). La pasta roja es más económica pero algo más porosa, por lo que recomendamos no escatimar en calidad en este tipo de suelo. 

Además, existen diseños para todos los gustos, con acabados lisos, mosaicos, estampados e incluso relieves. Son un recurso perfecto para cualquier hogar. 

Suelos porcelánicos

También están hechos de baldosas cerámicas pero mayor calidad. Son más resistentes a los cambios de temperatura, al uso diario, a las manchas. Además, cada vez existen diseños más variados en suelos porcelánicos, imitando a la piedra, la madera o el mármol a la perfección. Por ello, son utilizados en toda la casa, ya que se adaptan perfectamente a la estética general y la decoración del resto del hogar.

Suelos de baldosas

Los suelos de baldosa son muy comunes en los nuevos hogares, ya que son más económicos que los anteriormente mencionados, además son de fácil instalación. No son tan resistentes como los de cerámica y pueden agrietarse al sufrir algún golpe, pero si se cuidan bien, pueden llegar a ser muy duraderos. Puedes guardar algunas piezas en casa por si se rompiese algún trozo, poder cambiarlo. 

En cuanto al diseño, tiene tantas opciones como puedas imaginar, perfectamente adaptable al estilo de cada hogar y familia. 

Suelos laminados

Una de las tendencias del momento son los suelos laminados. Por un lado, tiene un aspecto super realista de imitación madera y su mantenimiento es muy sencillo. Además, no pierden el color si están expuestos a la luz del sol mucho tiempo y son una opción muy económica para los amantes del efecto madera. 

Pero, por otro lado, producen un sonido “hueco” al pisar en ellos por su composición y eso puede resultar molesto para algunos. 

Suelos de parquet

Si buscas un suelo único y diferente al resto, el parquet será tu mejor opción. Al ser de madera natural le da un toque muy personal y hogareño a tu vivienda. Debido a su proceso de producción, son más respetuosos con el planeta (al no contener químicos) y muy fáciles de instalar. Además, atrapan el calor en invierno creando un ambiente muy acogedor. 

¿El lado negativo? Al ser de un material natural, es más caro que otro tipo de suelos, además, por el mismo motivo, requiere de un mantenimiento y cuidado más minucioso y es menos resistente a golpes o rayones. 

Suelos de madera natural

La madera natural y el parquet tienen características muy similares. Otorgan a tu hogar un toque único y muy cálido en interiores (como el de las casas rústicas), pero a la vez son más sensibles y requieren mayor mantenimiento. 

Es un suelo que se utiliza mayormente en salón, pasillo o dormitorios, ya que no es tan resistente al agua y en la cocina o baños puede resultar perjudicado. No obstante, si tu ilusión es tenerlo en una de estas dos zonas de la casa, se puede aplicar un tratamiento antihumedad que lo hará mucho más resistente. 

Suelos de tarimas flotantes

Si queremos un suelo apto para familias con niños que sea resistente y fácil de cuidar, la tarima flotante puede ser una opción estupenda en tu próxima reforma. Es resistente a los cambios de temperatura y a los golpes, ideal para una casa con peques o mascotas. 

Aunque su coste puede ser algo más elevado y sus acabados menos naturales que la madera o parquet, compensa por una instalación más económica y un sencillo mantenimiento. 

Suelos de vinilo o PVC

Los suelos de vinilo o PVC son una opción estupenda si quieres darle a tu casa (o a una estancia en concreto) un toque diferente y chic. Lo puedes colocar tú mismo, ya que es una lámina que se pone encima del propio suelo, por lo que ahorrarás tanto en material como en mano de obra. Es lo último en suelos modernos.

¿El “pero”? Es un suelo poco resistente al paso del tiempo, a los golpes o arañazos, por lo que, si tu casa es de mucho tránsito, probablemente te toque cambiarlo a los pocos años. Aunque siempre puedes usarlo en una estancia concreta más tranquila. 

Suelos de piedra natural, mármol o granito

Al igual que los suelos de madera natural, la piedra, el mármol o el granito son un material natural que le darán a la estancia un aspecto único, ya que no hay dos suelos iguales. Si analizamos sus pros y sus contras, podemos decir que, aunque es un suelo que lleva mayor coste económico en su instalación, es super duradero, por lo que a la larga acabará saliendo rentable. 

Además, el mármol, la arenisca, el granito o la pizarra son perfectos tanto para su uso en suelo como en paredes, lo que nos abre todo un mundo de posibilidades a la hora de decorar nuestro nuevo hogar.

Suelos de moqueta

No es tan común en las viviendas españolas, pero es una opción a tener en cuenta. La moqueta es sencilla de instalar y actúa como un buen aislante (sobre todo en invierno). Pero, por otro lado, es más difícil de limpiar y puede coger humedad o ácaros, por lo que solo lo recomendamos en zonas de la península poco húmedas. 

Suelos de hormigón o microcemento

Aunque para muchas personas no es su primera opción, lo cierto es que es un suelo cada vez más utilizado, sobre todo en exteriores, locales comerciales, casas modernas o estancias a las que se les quiere dar un toque vanguardista. La instalación es algo compleja, pero compensa el poco mantenimiento que se requiere. 

Factores para escoger un tipo de suelo para casa

Con tantas alternativas de suelos que tenemos para decorar nuestro hogar, ¿sabes ya con cuál quedarte? Para elegir de manera correcta el tipo de suelo, deberás fijarte también en el uso que le vas a dar o la estancia donde iría. 

Así, los suelos de madera, por ejemplo, son ideales para los dormitorios o el salón, donde se busca un ambiente acogedor. Sin embargo, en los salones o salitas también deberás fijarte en que sean resistentes, ya que son zonas de mucho tránsito. 

En cambio, en la cocina o baño es importante que te fijes en su porosidad y que sean de fácil mantenimiento. 

Otro factor a tener en cuenta es, obviamente, el económico (no todo el mundo cuenta con el mismo presupuesto). Aquí te recomiendo que pienses a largo plazo. Si quieres que el suelo te dure muchos años, apuesta por calidades superiores aunque supongan un desembolso importante ahora, ya que a la larga, te saldrá rentable la inversión.

Entonces, cuál es el mejor tipo de suelo para una casa

Sencillamente, el que mejor se adapte a tus necesidades, a tu ritmo de vida y al de tu familia, al uso que vas a hacer del mismo, que vaya acorde con tu estilo personal y que te haga sentir como en casa (nunca mejor dicho).

Deja un comentario